San Casimiro.

Hoy, 4 de marzo, hacemos memoria de San Casimiro, hijo del rey de Polonia, que, siendo príncipe, destacó por el celo de la fe, por la castidad y la penitencia, la benignidad hacia los pobres y la devota veneración a la Eucaristía y a la Bienaventurada Virgen María, y, aún joven, consumido por la tuberculosis, descansó piadosamente en la ciudad de Grodno, cerca de Vilna. (1484)