Memoria de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María.

Hoy, 15 de agosto, hacemos memoria de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, Madre de nuestro Dios y Señor Jesucristo, que, consumado el curso de su vida en la tierra, fue elevada en cuerpo y alma a la gloria de los cielos. Esta verdad de fe, recibida de la tradición de la Iglesia, fue definida solemnemente por el Papa Pío XII. (1950)