Vida y aborto II

Introducción

Se trata de un problema científico

Estoy ofreciendo íntegro, capítulo por capítulo, mi libro “VIDA Y ABORTO”. Esta es la segunda entrega, que corresponde a la tercera de las introducciones y al primer capítulo. La primera entrega correspondió a dos introducciones.

I
Diez aspectos sobre la vida y el aborto

• Científico: El aborto no es un problema religioso ni filosófico, es científico. (Papa Francisco)

• Ético: Respetar el derecho universal a la vida humana: no matarás.

• Religioso: Dios nos pide respetar la vida humana. Si en el feto, desde su concepción misma, no hubiera vida humana, la aceptación del aborto no tendría objeción ni ética ni religiosa.

• Jurídico: Artículo 37 de la Constitución de la República Dominicana: “Derecho a la vida. El derecho a la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte. No podrá establecerse, pronunciarse ni aplicarse, en ningún caso, la pena de muerte”. La despenalización del aborto, en cualquiera de sus variantes, es conceder a las madres y médicos el derecho personal a la pena de muerte.

• Psicológico: Después de un aborto quedan traumas psicológicos, curables siempre, pero muy difíciles de sanar, en diferentes miembros de la familia.

• La familia: Un aborto afecta no solo a los participantes en el, incluidos los médicos, sino a toda la familia a lo largo de su existencia.

• Historia: La respuesta que da la Iglesia en defensa del niño no nacido es la misma que dio a Trujillo, en su famosa Carta Pastoral de 1960, cuando salió en defensa de los jóvenes dominicanos matados por él: “Hay que respetar el derecho a la vida, aun antes del nacimiento. Usted no tiene derecho a matar a los jóvenes dominicanos”. Por esta postura la Iglesia fue duramente criticada y perseguida por el dictador.

• Testimonios: Las mejores lecciones sobre el aborto y la vida son los testimonios de las mujeres que abortaron y los videos de los sufrimientos de las madres y niños en el momento de abortar.

• Médicos: He sido testigo de tres médicos que al momento de morir veían a los niños que abortaron y decían: “Quítenme esos niños que están ahí y me molestan”; “Que haces ahí, yo te aborté; vete”.

• Ciencia y fe: “La oposición al aborto se fundamenta en la ciencia y se apoya en la fe” (Pbro. Alfredo Cruz Baldera, rector de la PUCMM).

II
Capítulo I

El aborto no es un problema religioso, ni filosófico, es científico
“¡Estamos en un tiempo en el que ‘se juega con la vida’ y eso es pecado contra Dios!” Ante una ‘falsa compasión’ que presenta como ayuda el aborto, la eutanasia, la ‘producción de un hijo’ y los experimentos sobre la vida humana, – que “son pecados contra el Creador” – cuidar a la persona, amarla y defenderla sobre todo cuando sufre, es frágil e indefensa, con valentía, fue la exhortación del papa Francisco, este sábado, a los miembros de la asociación de médicos católicos italianos. Alentándolos a tener la valentía de ir contracorriente y de la objeción de conciencia en su misión humana y espiritual, que es un verdadero apostolado laical. Recordando la importancia de la ética en la ciencia y la medicina, el Obispo de Roma reiteró asimismo la misión de la Iglesia de presentar el Evangelio, impulsando la tutela de la vida humana:

“La atención a la vida humana, en especial a la que está en mayor dificultad, es decir, al enfermo, al anciano y al niño implica profundamente la misión de la Iglesia. La Iglesia se siente llamada a participar en el debate que tiene como objeto la vida humana, presentando su propia propuesta fundada en el Evangelio. Para muchos la calidad de la vida está ligada prevalentemente a las posibilidades económicas, al ‘bienestar’ a la belleza y a la vida física, olvidando otras dimensiones más profundas – relacionales, espirituales y religiosas – de la existencia. En realidad, a la luz de la fe y de la recta razón, la vida humana es siempre sagrada y siempre ‘de calidad’. No existe una vida humana cualitativamente más significativa que otra, sólo en virtud de medios, derechos, oportunidades económicas y sociales mayores. Esto es lo que ustedes, médicos católicos, intentan afirmar, ante todo con su estilo profesional. Su obra quiere testimoniar con la palabra y el ejemplo que la vida humana es siempre sagrada, válida e inviolable y como tal debe ser amada, defendida y cuidada”.

Tras invitar a los médicos católicos a colaborar con cuantos –también desde distintas perspectivas religiosas o de pensamiento– reconocen la dignidad humana de cada persona, el papa Bergoglio los alentó a la cercanía, la compasión verdadera y la ayuda concreta – con las palabras de Jesús y como el Buen Samaritano. Y a actuar con valentía, llegando a la objeción de conciencia, contra cierta opinión pública que presenta una ‘falsa compasión’ y no respeta la dignidad de la vida humana, en todas sus etapas. El significado de ‘matar’ es siempre el mismo ayer y hoy, advirtió el Santo Padre, poniendo en guardia contra los pecados contra Dios:

“El pensamiento dominante propone a veces una ‘falsa compasión’: la que se presenta como una ayuda a la mujer el favorecer el aborto; como acto de dignidad procurar la eutanasia; como una conquista científica ‘producir’ un hijo considerado como un derecho y no como un don; o usar vidas humanas como conejillos de indias para salvar presumiblemente a otras. La compasión evangélica, sin embargo, es la que acompaña en el momento de la necesidad, es decir la del Buen Samaritano, que ‘ve’, ‘se compadece’, se acerca y ofrece ayuda concreta. (cfr. Lc 10,33). La misión de los médicos los pone cada día en contacto con tantas formas de sufrimiento: los aliento a hacerse cargo de ellos como ‘buenos samaritanos’, cuidando de forma especial a los ancianos, a los enfermos y a los discapacitados. La fidelidad al Evangelio de la vida y al respeto de la misma como don de Dios requiere a veces opciones valientes y contracorriente que, en particulares circunstancias, pueden llegar a la objeción de conciencia.

Y a tantas otras consecuencias sociales… Estamos en un tiempo en el que se hacen experimentos con la vida… Mal… Se ‘hacen’ hijos, en lugar de acogerlos como don de Dios. En un tiempo en que se ‘juega con esa vida’ ¡Cuidado! ¡Éste es un pecado contra el Creador! ¡Contra Dios Creador! Que creó las cosas así.

Cuando tantas veces me preguntaban a mí como sacerdote si es un problema religioso. No. No es un problema religioso. No es filosófico. Es ‘científico’. Porque es una vida humana y no es lícito liquidar, matar una vida humana para resolver un problema. Pero es el pensamiento moderno… ¡Escucha, en el pensamiento antiguo y en el pensamiento moderno la palabra ‘matar’ significa lo mismo! Y lo mismo vale para la eutanasia. La eutanasia escondida, en la cultura del descarte, con los ancianos… ¡Es pecado contra Dios! ¡Piensen bien en ello!”.

Fuente: Radio Vaticana by ICN
Diario,
16 de noviembre de 2014
Conclusión
CERTIFICO que estoy transcribiendo completo, literalmente mi libro VIDA Y ABORTO, capítulo tras capítulo.

DOY FE en Santiago de los Caballeros a los veinte (20) días del mes de junio del año del Señor dos mil dieciocho (2018).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *