Frases que Corrompen

Hay frases que se repiten aquí y allá, que hacen ya casi parte de la cultura dominicana, pero que hacen mucho daño, que promueven, sin darse cuenta tal vez, la corrupción. “¿A quién le dan que no coma?”

Tomemos esta: “¿A quién le dan que no coma?”. Esta frase hace mucho daño, tanto en la dimensión económica como sexual.

Al que le ofrecen una oportunidad de robar sin que aparezca quien lo condene, dice: “Y ¿a quién le dan que no coma?”, y aprovecha esa ocasión. Esta frase también se dice mucho en las relaciones sexuales de parte de los hombres, cuando ven una debilidad en una mujer o una oportunidad, suelen repetir: “¿A quién le dan que no coma?”, y todavía más, al hombre que no come, se le considera un “pariguayo”.

Hombres, tienen que protegerse de esas frases, hacen mucho daño, es corrupción, y cuantas veces se habla de corrupción hay que decir: la no corrupción, la honradez, debe comenzar por mí, y una de las maneras que hay que trabajar es venciendo esa frase de la cultura popular.

“¿A quién le dan que no coma?”: esa frase es falsa, es una frase que corrompe, es una frase que hace daño y hay que enseñarle a los hijos a no repetirla y menos aún a ponerla en práctica.

 II “La defensa es permitida”

Volvamos a tomar este tema de la cultura dominicana: frases que se vinculan, que se llevan y se traen, que se dicen, pero que corrompen, en ese tema de la corrupción. Por ejemplo, esta frase: “La defensa es permitida”.

Esa es una frase, una expresión, que recoge una verdad. Ante los ataques de la vida, hay que defenderse, la defensa es permitida. Si te atacan violentamente, tú te defiendes; si atacan a tu familia violentamente, tú la defiendes… pero esa frase se ha tomado también para corromper.

La defensa es permitida… Como me decía una vez uno que vendía relojes: “Estos relojes yo los compré a diez pesos -para poner un ejemplo- pero yo les cambié la marca; ahora los vendo a sesenta, porque la defensa es permitida”.

Ese ejemplo nos ilumina a nosotros ante tantas circunstancias en las que justificamos corrupciones, daños: la defensa es permitida. La defensa no es permitida para hacer daño, la defensa no es permitida para corromperse. La defensa es permitida, usada de mala manera desde el punto de vista humano es falta de ética; desde el punto de vista religioso es pecado.

La defensa es permitida sólo frente a los ataques, no para abusar de otros, y al ser así es una frase que corrompe.

III “Esta es tu oportunidad, aprovéchala”

Volvamos de nuevo la mirada a esta frase que se repite tantas veces y que se aplica sobre todo a la vida política: “Esta es tu oportunidad, aprovéchala”.

Esta frase se repite muchas veces a los que están en política: “Esta es tu oportunidad, esta es tu ocasión, no la dejes pasar”. Y es doloroso, porque cuántas veces se sabe de personas que han pasado de manera honrada por la política, en la vida pública, en las empresas, a las que les dicen: “¡Oh! ¿Y tú saliste así? Pero esta era tu oportunidad, tú eres un pariguayo”.

Y es la palabra más suave que se usa, e incluso a aquel que es honrado se le dice: “¿Y dónde está lo tuyo, cuándo lo vas a sacar?”. Hasta se duda que no se haya aprovechado. Esta es una de las frases más peligrosas para la vida de la nación.

Estoy seguro de que tenemos hombres en la política, en las empresas y en los negocios, que han caído en la corrupción porque les dijeron: “Esta es tu oportunidad, aprovéchala”.

¿Colaboramos nosotros de esa manera con la corrupción?
¿Hacemos que las personas sean corruptas? Esa frase hay que sacarla de la cultura dominicana, hay que sacarla de la vida diaria, y va a costar mucho.

Al que te diga esa frase dile: “Tú quieres que yo sea corrupto, yo no quiero ser corrupto, esta no es mi oportunidad, yo he venido sinceramente a servir al país, y aunque salga pobre, voy a salir con mi conciencia limpia. Y a ti, si te corrompes pensando que esa es tu oportunidad, te entierras”.

Esa frase hace mucho daño, corrompe a mucha gente, no la repitamos, y si los hijos la repiten, díganle que no, y no le enseñen a sus hijos a hacer lo malhecho afirmándoles que esa es su oportunidad.

IV “Dame lo mío”
Hoy tomemos esta frase que dice, y que se repite, y que ustedes han oído muchas más veces que yo: “Dame lo mío”.

Esta frase está muy ligada con lo que es la política. Cuántas veces el candidato que está buscando un voto escucha de aquel que lo está promoviendo que le dice: “¿Dónde está lo mío? Dame lo mío”. Esa es una forma de corromper que se repite continuamente.

Nosotros vamos a aprender, como lo han hecho ya otros países que han crecido en democracia: “Yo voto por el bien del país”, pero como aquí hay tanta pobreza, la gente dice: “Dame lo mío. ¿Dónde está lo mío?”.

Es algo que hay que superar, aunque se sea pobre. “Yo voto por el bien del país”. Si un candidato te ofrece dinero, recházalo. Ojalá lo hagas en conciencia y frente a Dios: “Si usted me ofrece dinero, usted no va hacer un buen gobierno, usted quiere hacer un negocio, que yo le dé mi voto ¿para qué?”.

Todo candidato, sea quien sea, no importa del partido que sea, entra ahí, aunque no son los partidos que dan esas directrices: son los candidatos inmediatos los que lo hacen. Si te habló y te ofreció dinero, está haciendo negocio en la política, no lo dudes, que él no se hizo candidato para beneficiar al país.

“Dame lo mío”, es una frase que corrompe, y el que te la haya dicho, está corrompido y va en esa línea. Hay que superar esto y hay que enseñarles a los hijos a que no la repitan y mucho menos que lo hagan.

V “Esto es lo que funciona”

Hoy, volvamos la mirada a otra frase que se encuentra muy metida en la cultura dominicana y que se repite aquí y allá. Se trata de esta frase: “Mira fulano, lo que funciona es esto… si tú lo haces así no triunfas”.

“Lo que funciona es esto…”. Dolorosamente yo lo he oído a gente que ha dicho: “Mire, lo que funciona aquí es la corrupción, porque aquí todo el mundo está corrompido, desde el más grande hasta el más pequeño”.

Lo que funciona es el “peaje”, lo que funciona es el soborno, lo que funciona es dar por abajo, lo que funciona es esto, y si eso es lo que es, así se triunfa, y no entrar en eso nos lleva a la derrota, al fracaso.

¿Por qué tenemos tantos problemas de violencia, de crímenes? Porque lo que se cree que funciona es la corrupción, y si eso es lo que funciona, vamos a matar, porque eso es lo que funciona, y es un gran error. ¡Cuánto daño se está haciendo! ¡Cuántos escándalos tenemos! Eso no funciona.

Entonces, repite: lo que funciona es esto, hay que evitar ese gancho, ese engaño, y enseñarlo, y decirle y repetirle a los hijos que eso no funciona.

Lo que funciona es el trabajo constante, lo que funciona es la creatividad, es emprender, es echar hacia delante, eso sí funciona, pero lo otro, no funciona, aunque se repita aquí y allá.

CERTIFICO que las cinco reflexiones breves, arriba traídas, acerca de “Frases que corrompen”, fueron publicadas por mí una por una, separadas. Ahora las entregamos todas juntas.

DOY FE en Santiago de los Caballeros a los cinco (5) días del mes de diciembre del año del Señor dos mil diecisiete (2017). l

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *