Los niños y el Obispo VI

En una parroquia de un barrio de Santiago, al final de la Misa, ya en la Sacristía, se me acerca un niño y me dice:

–          Obispo,  ¿qué es ese gorrito que tú tienes en la cabeza, cómo se llama y por qué tú lo usas?

Traté como pude de explicarle.  Le contesté:

  • Tu viste que en la Misa yo estaba en el sitio principal de la Iglesia.  Yo aparecía como el más grande de todos.  Ese gorrito se llama “solideo” que significa “solo Dios es grande”, que “nadie es más que Él”.

Se me ocurre, entonces, como hago tantas veces, ponerle el “solideo” al niño.  Entonces  de manera rápida y espontánea me dijo:

  • Ahora, eso significa que Dios es más grande que yo y yo soy más grande que tú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *