Los niños y el Obispo III

Buen Humor

Laurita Gneco de la Rosa, sobrina nieta, hija de Miguel Gneco y Patricia de la Rosa  (recuerdo que ella estaba en brazos de su padre al momento de aspergear con agua bendita a ella y a todos los fieles al comienzo de una Misa Solemne  en la Catedral de Santiago de los Caballeros) le dice a él al final:

  • Papi, dile a tío que a la gente no se le tira agua para mojarla y tampoco se deja caer agua en el piso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *